México 2030 – el saqueo que Felipe Calderón heredó a los mexicanos

En esta redacción sabemos que para poner en venta a un país se necesitan dos ingredientes principales, una propuesta mañosa avalada por los más poderosos del país, y un títere sin convicción alguna ni capacidades intelectuales para cuestionar su imposición.

Esta ecuación comenzó con Felipe Calderón (ex presidente de México) y ha encontrado perfecta ejecución durante la administración del señor Peña.

El tianguis privatizador disfrazado de ‘plan transexenal’ ideado por Calderón, fue presentado de manera oficial a políticos y empresarios en octubre de 2006 (semanas antes de asumir la presidencia) bajo el soberbio título ‘México 2030, proyecto de gran visión’, en dicha presentación, destacaron los presidentes de los partidos pri, pan, pvem, nueva alianza, así como del actual presidente de México, el señor Peña en su calidad de gobernador del Estado de México.

El citado proyecto fue creado con la única finalidad de llevar el saqueo del sexenio a una escala mayor… la privatización de los diversos sectores públicos mejor conocida como vendimia nacional.

El objetivo de esta iniciativa es, por medio de cinco ejes fundamentales (estado de derecho y seguridad, economía competitiva y generadora de empleos, igualdad de oportunidades, sustentabilidad ambiental y democracia efectiva y política exterior responsable) posicionar a México dentro de las 5 economías emergentes más importantes del mundo y dentro del grupo de las 10 más poderosas del mundo.

La privatización de los sectores hidráulico, energético y de hidrocarburos ya fue pactada

Según el ex presidente del empleo (que lo único que logró fue terminar declarando una mal articulada, malograda y peor justificada, casi mentirosa guerra contra el crimen organizado), México 2030 busca erradicar la pobreza para el año 2030, sin embargo, la realidad es extremadamente distinta ya que está orientada a permitir la apertura del mercado para la inversión privada y extranjera, en otras palabras, para la imposición de un modelo capitalista neoliberal absoluto.

Como ya sucedió con la extinta Luz y Fuerza del Centro, las gasolinas y la extracción del petróleo, se tiene contemplado bajo pretexto de ‘garantizar el abasto de agua potable y la eficiencia de los servicios de drenaje y alcantarillado’, potenciar, por medio de financiamientos mixtos, los recursos públicos en cuanto al agua, a los sectores estratégicos y los bienes de la nación.

El plan también contempla abolir la propiedad pública, legalizar el despojo de tierras, costas y recursos naturales como energía, agua y minerales, controlar en su totalidad por medio de inversionistas privados, la salud la educación, la cultura, las telecomunicaciones y las carreteras afectando directamente a los obreros, los campesinos, los indígenas y los menos privilegiados en pos de la venta total de nuestra nación a los estados unidos.

Seguiremos abordando este tema de manera profunda en próximas publicaciones.

Deja un comentario

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo