El patanazo… ¡identifícalo y huye!

Ya lo conociste, ya te cayó bien, aparentemente es el hombre perfecto, ya bajaste tus defensas hasta el suelo, distrajiste el radar y te aventaste como el borras (o como la borras) hacia esa primera cita pero, si ya estás hasta la madre de patanes (y mira que los hay por montones), pon atención a estas sencillas señales que te indicarán si estás por comprarte un boleto sin retorno hacia el infierno o no.

120607-c19 1.- Su celular y él son uno mismo: Es la primera cita (aplica también para la segunda, la tercera y hasta la cuarta) y recibe todas sus llamadas y responde todos sus mensajes, esto quiere decir que así será siempre (no seas mensa mana, tú no podrás cambiar eso nunca, simplemente él es así), o sea, si no es una emergencia, algo importante y (mucho ojo con esto) una situación aislada (es decir, ignoró ya tres o cinco llamadas o mensajes y de pronto llega una que amerita su atención) prácticamente te está ignorando o representas poca cosa para el (entiéndelo)

2.- Es un hombre demasiado ocupado: Si después de la primera cita eres tú quien debe contactarlo para saber sobre su vida y sus movimientos, olvídate por completo de esa relación, es decir, por guapo que sea, por varonil que se vea, por principesco que pudiera parecerte, si no tiene al menos 10 minutos para verte o hablar contigo, no le interesas (tampoco te pongas de tapete corazón, si deseas contactarlo después de la primera cita, adelante, pero si tras dos intentos no hay respuesta o intención para volverse a ver, huye)

3.- Se niega a hablar de su pasado: ¡Momento!, no te vayas a poner feminazi con él, suelta preguntas a discreción, sobre su profesión o su carrera, sobre su familia, sobre relaciones anteriores, (pero se sutil mamacita, ni siquiera a los más nobles les gusta una investigadora privada) si por respuesta obtienes solamente largas, no esperes más y líbrate de todo mal.

4.- Es el notiex: Ningún hombre que dedique más de 10 minutos en la primera, en la segunda o en la tercer cita a la charla sobre su o sus ex, merece la pena, porque no ha sido capaz de superarla o superarlas y esto te pondrá en una situación demasiado incómoda, serás su paño de lágrimas, o serás quien lo vea partir de vuelta al pasado, aunque todos sepamos que no funcionará.

5.- Su reputación es conocida: Ten cuidado en este punto, hay quienes tienen mala fama y en realidad son unos panes, pero si fulana o perengana tienen evidencia de su promiscuidad, si llegan hasta tus oídos historias (no rumores por favor, tampoco seas bruta) sobre sus conquistas (siempre hay alguna conocida, o conocida de alguna conocida a quién preguntarle sobre las andanzas de tu nuevo pretendiente), quedarse solo reflejaría tu falta de amor propio (lo que es)

QzKZTfX

6.- Es ego centrista y destructivo: Él es lo más importante para él, no hay nadie más inteligente o sexy que él y peor aún, constantemente resalta tus defectos (si vas mal peinada, si vas en fachas, si haces ruiditos al hablar, etcétera), no importa si es más guapo que Brad Pitt, si tiene más dinero que tu papi o si todas quisieran estar con él, cualquier hombre de esta calaña, no le sirve a ninguna mujer, ni siquiera a las más cabezahuecas.

7.- Es mentiroso: Pero no de esos que exageran un poco las cosas para impresionarte (esos a veces resultan hasta ‘lindos’), este miente a la menor provocación, si te dice que llega en 5 minutos y tarda 15, es mentiroso, si atiende una llamada en tu presencia y en vez de decir que no puede, que está ocupado o que está en una cita, dice algo así como “estoy en una junta brother, pero te llamo al salir” ¡huye!, (este tipo de gañanes terminan por hacerte su cómplice y a nadie le gusta vivir perdida en una infantil, desleída y absurda red de mentiras)

8.- Es tacaño: No te invita ni una soda, ni siquiera un pastelito, siempre tienes que pagar tu cuenta (ojo, ni tú eres una princesita –te digan las estupideces que te digan-, ni él un puto banco), por protocolo, al menos en la primera cita, él debe hacer los honores con la cuenta, esto es parte del ritual de cortejo, pero si es de esos que incluso te piden prestado ¡huye!, podrías terminar manteniéndolo por mucho tiempo (aunque también habla muy bien de ustedes mis reinas, que de vez en cuando, lo sorprendan con una desinteresada invitación, también ellos se lo merecen ¿no crees?)

9.- Su red social es un putero: Una cosa es que tenga muchos “amigos” y otra que su facebook, su twitter o cualquier otra de sus redes sociales, parezca una casa de citas, con mujeres escribiéndole piropos, cosas tiernas, melosas, golfonas o libertinas (aunque te suene ñoño o pusilánime el comentario), un hombre así, nunca le dará su lugar a ninguna mujer (y tu creyéndote que cambiará por ti… pobrecita)

10.- Te cela constantemente y trata de cambiarte: El patanazo indudable es aquél que te cela por todo, si sales con tus amigas mal, si sales con tu mejor amigo (aunque sea gay) celos, si sales con tu familia celos… y peor aún, si no respeta tu forma de vestir, de hablar, de comportarte, de comer, de beber, etcétera, mamacita ¡sal corriendo de ahí!, esos hombres no sirven para nada.

Hay muchas señales más, pero en realidad debes confiar en tu instinto, no en tu loquita interna, no en tus hormonas y mucho menos en tu experiencia, simplemente en tu instinto, en tu sexto sentido, este siempre te guiará por el camino correcto y recuerda, la mejor arma en contra de los patanes, es el amor propio.

test-agresividad_4Y por último, si tu “galancete” siempre esta bronqueándose con todo el mundo (meseras, meseros, empleados por doquier, conductores en las calles, transeúntes en las banquetas, etcétera), no te quedes, ni todo tu amor, ni todo el amor del mundo logrará quitarle lo bestia.

Deja un comentario

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo