Category Archives: Satelogías

Satélite, la cuna de todo

untitledSatélite fue concebida para acunar los sueños de quienes la habitaran, no era solo una utopía hecha realidad, era el hogar de una sonrisa, de millones de caricias, de grandes logros, de pasión, de voces crecientes y de primeros pasos

Naucalpan se vistió de luto

untitledA veces –o casi siempre-, la muerte se instala donde menos se le espera, donde no hace falta; quienes la adoran la conocen mala –malvada, diría mi agüela-, más bien sanguinaria, vengativa y desalmada…

No hay muerte más chocarrera
que aquella que se avecindó entre el tártaro
y la Naucalpan de Olvera.

Yo soy de aquí

ZONA-2-SATELITE-F2-copiaYo nací en un México de oportunidades, de sonrisas, de paisajes inigualables, de buenos vecinos, de gente honesta, trabajadora y amigable; en fin, uno de esos Méxicos que pueden encontrarse en cualquier página de sociales, donde el lujo, la tranquilidad, las apariencias y la buenaventura son inherentes a la cotidianidad… pero crecí en el mismo que tú

Cómplices de todo aquello

ZONA-2-SATELITE-F2-copiaCuando lo miré a los ojos por última vez –esos ojos inyectados de cansancio y de sollozos que miraban más hacia la nada-, supe que todo terminaría muy pronto, él se moriría despacito

Ni siquiera me amo

ZONA-2-SATELITE-F2Siempre me ha parecido majadera e insultante esa manera pusilánime -quizá hasta blandengue- de ver la vida de quienes lo han tenido todo sencillo, ‘peladito y en el plato’

San Jorge…

ZONA-2-SATELITE-F2La estatua de San Miguel Arcángel de Los Remedios, me recordó aquellas reuniones sabatinas de mi casi extinto grupo scout que terminaban -indistintamente- con una consistente evocación a la benevolencia de San Jorge.

Aquel viejo sateluco

ZONA-2-SATELITE-F2Hace tiempo que Satélite empezó a estarse cansado, sus banquetas ya no son las mismas de antes, ya no suenan a visitas, a carreritas, ni a pedales, los balones y las roñas y los pleitos y los primeros besos fueron extirpados implacablemente de sus parques

Esas Torres

ZONA-2-SATELITE-F2-copiaSe sucede a veces tanto con el roce de los años que, cuando menos cuenta alcanzamos a darnos, los recuerdos ya dejaron de lado los nombres y los rostros, las vivencias se perciben brumosas y eso que nos definió por mucho tiempo, se descubre diluido, quizás decolorado.

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo