Satélite, la cuna de todo

untitledSatélite fue concebida para acunar los sueños de quienes la habitaran, no era solo una utopía hecha realidad, era el hogar de una sonrisa, de millones de caricias, de grandes logros, de pasión, de voces crecientes y de primeros pasos, durante mucho tiempo hubo una chispa inigualable entre sus calles, podía respirarse una promesa en la mirada de cada uno de sus pobladores.

Al cabo de ese inevitable poco a poco que dejan tras de sí los años, esos sueños primeros se vieron multiplicados, llegaron los hijos y también los nietos y con ellos pretextos nuevos, los callejones se vistieron de pelotas, de caramelos y colores, una a una las banquetas se sacudieron de recuerdos y comenzaron a formar parte de cada aventura, de cada triunfo, de cada nuevo amor… de cada destino.

Actualmente, ya a la vuelta de aquellos lejanos ‘hasta cuandos’, en este Satélite de callejas solitarias y retiros dignos, un nuevo año –nuevecito de paquete- pareciera querérselo quedar con todo y no brindarnos tregua ni un instante y probablemente –si olvidamos lo que fuimos, lo que amamos, por todo aquello cuanto vinimos y trabajamos, lo que construimos, lo que alcanzamos y lo que somos- lo logre.

Deja un comentario

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo