¿Has pensado en suicidarte? – 10 consideraciones importantes

Muchos dicen que siempre hay algo por qué vivir, muchos otros solo están llamando la atención y prefieren ponerse teatrales que abrir la boca para pedir ayuda, pero la verdadera interrogante aquí es, ¿cuál es la mejor manera de quitarse la vida?

El viejo Fausto solía decir que “el suicidio era el acto más cobarde de un valiente y el más valiente de un cobarde”, la señora Gabriela nunca pudo entender las razones que cualquiera podría alegar para quitarse la vida y de pendejos, nunca dejará de catalogar a los suicidas pero… y tú, ¿qué opinas?

cutting1.- Cortarse las venas: Esta técnica puede resultar hasta romántica ¿cierto?, Hollywood se ha encargado de hacerlo ver así, tanto los suicidas de verdad (los valientes) como los urgidos de mimos y atenciones prefieren esta técnica por sobre muchas otras porque brinda resultados óptimos –muerte lenta y escandalosa, abrazos y cuidados inmediatos (aunque pasajeros), reclusiones y encierros en clínicas especializadas- y deja huella de por vida.

2.- Envenenarse: La preferida de los escritores, basta una buena dosis de veneno para ratas para conseguir lo que se busca, si el suicida ignora por completo que, muy probablemente sufrirá nauseas tremendas, vomitará hasta el último rescoldo alimentario de su estómago y probablemente se retorcerá en convulsiones terribles y demasiado dolorosas, esta técnica es de las más efectivas. Se recomienda altamente para youtubers ya que visualmente podría resultar muy atractiva para aquellos que hacen del morbo, un modus vivendi.

suicidio23.- Tirarse de las alturas: Esta técnica está más relacionada al drama familiar y personal que al deseo suicida per sé, difícilmente se dará con alguna historia donde el suicida saltarín haya procedido sin público de por medio, generalmente quienes lo ‘intentan’ terminan siendo ‘rescatados’ por algún héroe desconocido, bombero, policía o pariente, se necesita demasiado valor para “saltar al vacío”, sabiendo que en realidad no está tan vacío.

4.- Asfixia: Principalmente relacionada con aquellos asesinos seriales que nunca contaron con el apropiado amor o reconocimiento paterno y tampoco tuvieron los huevos suficientes para suicidarse. El problema de esta técnica es que tiene demasiadas variantes y casi todas (excepto hacerse de un amigo asesino en serie y pedirle el ‘favorcito’) terminan por fallar. Israel, un viejo conocido intentó chantajear a su novia, le dijo a gritos… “si te vas me mato”… acto seguido, se subió a una silla, puso una cuerda (previamente atada a una viga desde el techo) alrededor de su cuello y se quedó ahí, observando como ella daba media vuelta y se marchaba, al darse cuenta que su enésimo intento de chantaje no había funcionado se dispuso a descolgar la cuerda y ver el televisor hasta que ella regresara, pero resbaló y murió entre la ironía y la soledad.

sobredosis-del-trankimazin5.- Sobredosis: La muerte por sobredosis es más de rockeros absurdos que de románticos y depresivos, si tu modus vivendi no es el rock & roll y sufres una sobredosis accidental, esta técnica es poco recomendable porque por lo general, terminarás en un hospital para un buen lavado de estómago (cosa risible y poco recomendable), ahora que, si eres adicto a alguna droga inyectable y, si puedes costearla, pues date gusto y ojalá no te suceda lo que a Mía Wallace en Pulp Fiction, claro que a ella le sucedió por error y recuerda que no todos tenemos por amigo a John Travolta para salvarnos de último momento.

6.- Monóxido de carbono: Basta con pasar una manguera desde el escape del auto hasta la ventana, dejarlo encendido y aguantar la peste hasta morir, esta técnica es muy efectiva si se realiza adecuadamente, es la preferida de los verdaderos cobardes ya que no causa demasiadas molestias (salvo la molestia de estar respirando esa mierda automotriz) y no se daña a terceros como cuando te lanzas a las llantas de un autobús, del metro o de un tren, el problema es no tener auto propio, porque, resultaría de muy mal gusto que te mates en el auto de papá, de mamá o de cualquier colega, recuerda que el fino arte de cometer suicidio, estiba en no andar causando molestias.

7.- Electrocutado: Habría que ser muy bestia para inmolarse de este modo ya que puede resultar demasiado doloroso o bien, podrías dejar sin luz a la cuadra entera y hay que pensar en los vecinos ¿cierto?

suicide-bombers-hamas8.- Explotado: A no ser que tengas una excelente razón religiosa, política o revolucionaria, esta técnica es aún más absurda que la anterior pues, dejar como legado un montón de pedacitos de ti, untados y pegosteados por doquier resulta más que plausible, asqueroso, ahora bien, si perteneces a un grupo extremista y te dan una cantidad cuantiosa de dinero por hacerlo, nadie debería detenerte, ¿cierto?

9.- Congelado: Esta técnica es para verdaderos valientes, porque eso de exponerse a bajas temperaturas durante largos periodos de tiempo hasta que todo en tu cuerpo comience a congelarse hasta perder la vida, créeme, es de verdaderos valentones, pero si consigues reunir la entereza para hacerlo, debes conseguir una cámara de refrigeración, un lago casi congelado o mudarte a Alaska o cualquier parte del mundo con harta nieve, desnudarte y recostarte ahí hasta terminar contigo.

10.- Meterte un tiro: Aunque podría sonar efectiva, he sabido de casos que, por pésima suerte, por estupidez o por propia negligencia, balacearse uno mismo puede fallar, por ejemplo, Ivonne intentó volarse la tapa de los sesos con una pistola, al momento de jalar el gatillo, la bala se encasquilló y sus planes se vieron frustrados, Mario, por los nervios, al dispararse solo consiguió volarse la mandíbula y ensangrentarlo todo y la lista sigue… también debes considerar los problemas provocados por la tramitología que implica conseguir un arma o bien, el riesgo de obtenerla en el mercado negro.

Sea como sea que lo intentes, recuerda que, en un alto porcentaje, la mayoría de los intentos de suicidio terminan precisamente en eso, en intentos sin mayor repercusión que la de quedar como un perfecto inútil.

Por lo contrario, recuerda que apelar a la inteligencia y saber pedir ayuda o bien, buscar solución a los grandes, enormes y descomunales problemas que pudiéramos tener, podría ser más sencillo y muchísimo menos doloroso.

¿Lo has intentado?, ¿te ha fallado?, cuéntanos cómo fue.

suicido

Deja un comentario

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo