Los unos a los otros

Hace unos días platicaba con unos conocidos con quienes comparto el gusto por el ciclismo, todos teníamos -además de lo obvio- algo en común, la violencia vivida en la vía pública se adivinaba en cada cicatriz portada, “los cochistas nunca entenderán” decía uno, “no hay cultura” decía el otro pero, ¿en verdad estamos alegando el tema de manera adecuada?, así como hay automovilistas asesinos, también hay ciclistas faltos de criterio y educación -unos los más y otros también-, ni los de cuatro ruedas ni los de dos somos los dueños de las calles.
Si bien resulta cierto que un automóvil puede matar a un ciclista en un descuido y no viceversa, también debemos considerar que las calles no pueden ser tomadas así, a lo salvaje.
La violencia vial la sufrimos todos, vivimos inmersos en un risible mood tan primitivo y absurdo, tan egoísta y soberbio, que en realidad resulta decadente, no logramos entender que ceder el paso no nos hace inferiores ni superiores, simplemente nos coloca un paso delante de la verdadera y atinada evolución que tanto presumimos –de la que estamos tan distantes-
Exigir mejores vialidades, mejores leyes y mejores condiciones es tema exclusivo de mejores ciudadanos, mientras no asumamos el verdadero papel que jugamos sobre este planeta y no hagamos las cosas de manera correcta, seguiremos matándonos los unos a los otros, ¿a poco no?

Antonio Andrade
Poeta, Periodista y Escritor mexicano

110329-manejando-enojado

One Response to Los unos a los otros

  1. Lourdes dice:

    Totalmente de acuerdo. Ese afán de sentirnos más poderosos que el otro no lo entiendo y si traemos un carro de modelo o marca mejor que otros con mayor razón queremos ser los dueños del espacio.

    No respetamos nada y a nadie. Nos regimos por la ley del más fuerte, del que insulta más o grita más con tal de ganar un espacio en el asfalto sin importar quien caiga y para muestra un botón.

    Hoy decidí ir a escuchar un concierto a la Sala Netzahualcoyotl y hacia allá me dirigí desde mi pueblo. Salí, para sorpresa de mi hijo, con tiempo más que suficiente y llegar a tiempo para encontrar estacionamiento y un buen asiento. Todo iba bien y en tiempo pero cerca de llegar al cruce con Av. Copilco el tránsito se detuvieron y empezó el show. Por alguna razón que no entendía se provocó un embotellamiento y la avenida Insurgentes, ya de por sí reducida por el paso del metro-bus, ahora se reducía aún más. Los choferes, como en estos casos, empezaron a hacer sonar el claxon con desesperación en el afán de agilizar el tránsito, jajajaaja. Otros tratando o rebasando por la derecha con el riesgo de golpear a otro carro provocando así más caos vial. Motociclistas y autos usando el carril del metro-bus queriendo ganar tiempo y distancia. Inclusive dos conductores de metro-bus aumentaron la velocidad para lograr ganarnos a todos. Había también demasiados peatones tratando de cruzar en tres direcciones. Debo comentar que en esta ocasión los agentes de tránsito sí estaban haciendo bien su trabajo y organizaban lo mejor posible el paso de unos y otros para que pudiéramos pasar todos. El problema, nosotros. Después de veinticinco minutos en el embotellamiento de cuatro cuadras entendí la razón, había partido en el Estadio Universitario y aquello parecía romería. Afortunadamente llegué a tiempo y pude disfrutar de un gran concierto.

    A las dos de la tarde cuando aficionados y público de la Sala salimos de sendos espectáculos aquello era caos vial nuevamente, pero en esta ocasión había más cafres en moto, auto y hasta patrullas. Choferes aventando el auto para pasar, no sólo de carril a carril, pero también de extremo a extremo de la avenida. Patrulleros utilizando el carril del metro-bus haciendo alarde de prepotencia. A punto estuvieron tres veces de darle un llegue al coche.

    Es agotador tratar de salir ileso de estas situaciones y de hacer acopio de paciencia cuando lo que quieres es bajarte y mínimo patearles las espinillas a los salvajes detrás del volante o de plano matarnos los unos a los otros….. tal cual. ¿A poco no??

Deja un comentario

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo