La otra Australia – la insensible… la malcriada

Melbourne no es lo que me presumieron, no vale lo que pagué -y sigo pagando- por habitarla y sin lugar a dudas, dista mucho de lo que imaginé, de lo que me vendieron…Porque más allá de su característico glamour, de su galardonada economía, de su innegable pero entrecomillada funcionalidad, de su envidiable gurmetería y de sus centenares de bares, parques y cafeterías, el más caro y “reluciente” de los elefantes blancos de la mancomunidad británica -el prestigioso y aterrador commonwealth-, ha comenzado a empantanarse con la misma rapidez y arrogancia con la que se convirtió en esa suerte de “gran Babilonia” que todos hemos volteado a mirar alguna vez.

IMG_4768

Si la miras desde sus más pisoteados rincones, su detrimento no es tan notorio como en realidad lo es, pero si prestas atención, comenzarás a descubrir que su condena, es decir su cáncer, radica principalmente, en la total indiferencia de sus habitantes –o al menos de la mayoría-, es decir, en un característico y por veces insultante egoísmo propio de las sociedades más inmaduras e ignorantes que ha dado la humanidad.

IMG_4595

No solo puedes encontrar a tu paso, tiraderos de basura propios de una conducta infantil y malcriada, sino que también, al adentrarte en sus tumultuarias entrañas, podrás descubrir un innegable y creciente racismo que por mucho, resulta aventurado, caprichoso y redundante; pero la lista es larga –demasiado larga-, va desde un incontable número de descontrolados grafitis e infinidad de muros derruidos y abandonados, hasta aquellas tristes y deformes muecas que van más allá del dolor…

IMG_4931

-Todo en exceso es malo y el descomedido poder adquisitivo de la demografía melbourniana -la “ciudad más habitable del mundo”- puede encontrar las consecuencias de todos sus descuidos casi en cada una de sus esquinas-

…alcohólicos, drogadictos y locos –de quienes ya te había platicado- que tapizan despacito pero con paso firme y constante las aceras, los parques, los semáforos y los callejones de la metrópoli, chocan titánicamente con una población que, decidida a no aceptar la realidad que les rodea, ha convenido -como todas- que, volverlos invisibles, es la solución mejor ante la incomodidad que sus presencias les termina por ocasionar.

IMG_6557

La indigencia e incluso la adicción por si mismas no resultan ser el principal problema de estos “desamparados” –casi mostrencos- seres, ni siquiera ese gobierno presuntuoso y pedante que los ha acogido vejatoria y paternalistamente alcanza la categoría de ‘culpable’, como lo lleva haciendo demasiado tiempo esa ciudadanía que aprendió a esconderlo todo bajo gruesas capas de maquillaje, detrás de inmaculadas y comerciales musculaturas, bajo vestidos y camisas de afamados diseñadores, entre ostentosas copas y botellas y platillos frívolamente servidos, porque no le interesó –al menos no ha tenido la necesidad o la urgencia de hacerlo- ese bien común que caracteriza a las Culturas y Economías más crecientes y longevas del planeta y que todos conocemos como ‘humanitarismo’

IMG_5711

Por cientos, aquellos que se jactan de vivir en uno de los sitios más envidiables del planeta, pasan completamente indiferentes a lado de sus atascos sociales, de aquellos recordatorios que les dictan casi a gritos que no hay bien que dure cien años, ni estabilidad perenne, que incluso sus seguridades, sus comodidades, sus grandes logros, sus apariencias y sus mentiras resultarán insostenibles en algún momento –y que ese momento está cada vez más cerca-, y se escudan en charlas fútiles, detrás de una pantalla, en el fondo de un vaso de cerveza o de varios, con tal de alongar esa quimera de vida que, a conveniencia, decidieron abrazar y creer totalmente a ciegas, de una forma tan incipiente, tan pusilánime, doble moralista y espantadiza, que finalmente, la realidad encontró la manera de embadurnárseles por todas partes, desde donde algún día, les resultará imposible –al menos a los menos entorpecidos- negarlo todo.

IMG_4911

Veamos pues a esta gran prostituta como lo que verdaderamente es… una ciudad casi como cualquiera que, de tan joven e inexperta, ya ha comenzado a desmoronarse frente a los ojos del mundo, pero aún cuenta con la distancia, con el miedo y la inmadurez a su favor.

Antonio Andrade / Escritor mexicano
Fotografías: Antonio Andrade
Melbourne – Australia

IMG_5892

IMG_4723

One Response to La otra Australia – la insensible… la malcriada

  1. no lo hubiese siquiera pensado, un abrazo apretao.

Deja un comentario

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo