¿Atropellar Ciclistas?… Carta abierta a Daniel Bisogno y su apología de la oligofrenia

Recientemente, los medios mexicanos, las redes sociales y los ciclistas del mundo entero se han volcado en un discurso de odio e intolerancia en contra del conductor televisivo Daniel Bisogno y no es para menos, porque escupir declaraciones tan irresponsables como “debería existir un permiso para atropellar ciclistas” distan por mucho -es decir, años luz- de una opinión inteligente.

Nunca estimado señor Bisogno:

Aunque muchos -muchos, sí, aunque no lo creas- comprendimos tu bromita de pésimo gusto -no somos tan brutos como recalcaste al día siguiente en un mal logrado intento de “disculpa pública” donde tu característica soberbia, te llevó a cometer un nuevo insulto en contra de la comunidad velocipedista (y solidarios opinas), poniendo en tela de juicio su (nuestra) inteligencia-, la verdadera ofensa surge ante la oligofrenia, la falta de sensibilidad, la irreverencia, la falta de profesionalismo y la total irresponsabilidad del comentario porque, de estar bien -correcta y profesionalmente- informado, otra habría sido la historia.

La comunidad ciclista es muy unida, sí, pero no por las razones que tu limitada comprensión descubre, es unida porque comprendemos (también soy ciclista) que, al manubrio de cada bicicleta que atraviesa a lo largo y ancho el territorio nacional, no solamente viaja una persona (un amigo, una hermana, un hijo, una hija, una pareja, un compañero, un amor, una pasión) sino una vida, somos unidos porque vivimos a diario los peligros que representa haber escogido un estilo de urbanismo autosustentable, somos unidos por la falta de tolerancia de personas como tú, que irresponsablemente (recalco la actitud) no han querido comprender que, aunque muchísimas ciudades no fueron diseñadas para el transporte alternativo, limpio y saludable -supongo que comprendes las ventajas de una bicicleta sobre un automóvil-, es cuestión de humanidad e inteligencia, rediseñarlas para la inclusión de todos los modelos de transporte.

La verdadera ofensa Daniel, radica en que, del mismo modo en que has deformado la opinión y la mente de millones de mexicanos a lo largo de tu “carrera” con ese estilo irreverente, desfachatado, incendiario y satírico (donde eres tú, la verdadera sátira del reflejo de la decadente sociedad mexicana), al decidir escupir esa broma en un medio de penetración masivo, simplemente alimentaste y secundaste el discurso de odio contra el que todos los ciclistas del mundo llevamos demasiados años luchando.

Es decir que te pusiste del lado del enemigo de los ciclistas, te pusiste del lado de todos aquellos que han atropellado y asesinado a un ciclista y han huido de la escena del crimen, te pusiste del lado de las autoridades que fomentan (por medio de un desinterés insultante) el mal uso de la infraestructura urbana, te pusiste del lado de cada oligofrénico conductor que a diario grita improperios y amenaza a mis hermanas y a mis hermanos velocipedistas -porque debes comprender que te manifestaste en contra de una hermandad, no de un grupo o de un gremio-, te pusiste del lado de todos aquellos descerebrados que nos odian y les diste la razón, les hiciste creer que tienen razón, que somos una plaga, que estorbamos, que somos prescindibles.

Todo eso nos hiciste, todo ese daño nos hiciste.

¿Sabes cuántas vidas han costado discursos como el tuyo?, ¿sabes cuantos accidentes han causado discursos como el tuyo?, ¿sabes hasta dónde puede llegar la consecuencia del absurdo que cometiste?… No, no lo sabes, ni siquiera lo alcanzas a imaginar porque no tienes el talento ni el valor para sumarte a mi familia de dos ruedas, porque no tienes lo que se requiere para salir a diario a enfrentarte a docenas de imbéciles que nos consideran invisibles, porque no tienes lo que hace falta para conocer la libertad implícita en un vehículo inteligente, simplemente porque vives sumergido en un egoísmo tan ruin, tan absurdo, tan barato y tan triste, que ni siquiera te tomaste la molestia de pensar en todo lo que te estoy diciendo, antes de soltar la lengua (lo único que en realidad aprendiste a hacer) así, a lo burro.

Disculparse así Daniel, a regañadientes, motivado únicamente por la opinión pública y no por el honesto arrepentimiento o por la verdadera reflexión no soluciona nada, el gremio ciclista (formado por todos aquellos que me han cuidado en el camino, que me han acompañado, que me han seguido, que me han guiado, que me han permitido cuidarles, con quienes me he identificado y muchas cosas más que nunca, afortunadamente nunca comprenderás) no se detendrá en señalamientos, porque personas como tú, son las que deberían replantearse el estar sentado al frente de un programa de televisión que implica responsabilidad, buen gusto, respeto por la vida y sobre todo empatía.

Ojalá algún día alcances a comprender el enorme daño que le hiciste a todos y a cada uno de los ciclistas de este, mi México lindo y (gracias a personas como tú) jodido.

Atte: Antonio Andrade
Poeta, Periodista, Escritor y Ciclista mexicano.

PS.- Existe una diferencia abismal entre lo que tu llamas humor negro y el insulto cometido por tu comentario, no estamos orillándonos al drama, estamos apelando a la inteligencia (¿si comprendes este concepto?) y al respeto de todos, no solo de ti (no eres tan importante) sino de todos aquellos que no quieren y/o no pueden comprender lo que alegamos.

Aquí el video del absurdo y la disculpa insultante…

Deja un comentario

Powered by WordPress | Designed by: diet | Thanks to lasik, online colleges and seo